ozonoterapia, Norberto Furman, Doctor en Kinesiologia y Fisiatria,escoliosis,instituto furman,dolores musculares,huesos,manos,piernas,pie,Traumatologia y Ortopedia,columna cervical - Callos Ozonoterapia,electrosis perculear,doctor furman,tratamiento de columna,tendon,tendenitis,Piriforme,Dolor en el Huesito Dulce,Canal,Estrecho,Sacralizacion,Sacroileitis,Pubialgia,Sindrome Piriforme,COLUMNA CERVICAL,Dolor de Cuello,Cefalea Tensional,Torticolis,Cefalea,Cervicobraquialgia,7ma. Vertebra Cervical,Artrosis Cervical,Hernia de Disco,Cirugia de Columna,Canal Estrecho Cervical,Dolor de Cuello,Dolor en Brazos y Adormecimiento en Manos,Colision de Atras, Latigazo,Envejecimiento de Discos,COLUMNA DORSAL,Mal de Pott,Cifosis Dorsal,Escoliosis,Enfermedad de Scheuermann,Dolores de Espalda en Niños,Artrosis Dorsal,Dolor Vertebroescapular,Espondilitis,Anquilosante,COLUMNA LUMBAR,Dolor de cintura,Lumbalgia,Espondilolistesis,Dolor Cronico de Cintura,Dolor en la Cintura,Ciatalgia,Ozonoterapia,Hernia de Disco Lumbar,La Cintura despues de los Cincuenta,Consejos para su Cintura,El Ciatico despues de una Cirugia,Quistes Radiculares,MANO Y MUÑECA,Rizartrosis pulgar,Sindrome de Tunel Carpiano,Ganglion,Bursitis, Contractura de Dupuytren,Adormecimiento en las ManosTendosinovitis,Enfermedad de Dequervain,HOMBRO,Dolor de Hombro,Dolor de Hombro de Origen Visceral,Dolor de Hombro en la Cama,Pata de ganso,Tendon de Aquiles,Piernas inquietas,Como elijo el mejor zapato para mi pie?Ruptura del Tendon de Aquiles,Dolor ocacionado por un mal Calzado,Tacos Nuevos, Riesgos Nuevos,Callos,Pie Plano del Adulto,Esguince de Tobillo,El pie, sus Arcos y Tendon de Aquiles,Los Juanetes,Dolor de Talones,RODILLA,La Rotula y los Meniscos, la tortura de de la rodilla,Artrosis de Rodilla,CADERA,Trocanteritis,Luxacion,Congenita de Cadera,Artrosis de Cadera.
Secciones
Instalaciones

Recepcion

CONSULTAS

DESTACADO

Usted esta en:

Callos PDF Imprimir E-Mail

CALLOS, LA PERDIDA DE LA ELEGANCIA


Nada más desagradable, para cualquier persona, por dolor y por elegancia, que sufrir callosidades en los pies. Basta ver la cara de los caminantes, para saber quién porta y quién no, este padecimiento. Esta cara cambia de una a otra época del año; en verano somos felices porque se usan ojotas o se camina descalzo, ya sea sobre arena o cualquier otro tipo de terreno y no existe nada que nos apriete, el pie disfruta. Pero hay que tener en cuenta que el verano dura poco y con los zapatos cerrados de invierno, llegan los dolores.

Un callo es el engrosamiento de la piel en una zona expuesta constantemente a una presión anormal o zona de fricción. Por ejemplo, los dedos en martillo, aquellos en forma de garra, en el que entre el hueso y el cuero del zapato queda la piel aprisionada; la única forma de defensa de ésta es engrosarse, para poner distancia entre los elementos que la comprimen, formándose así, el callo, esto indefectiblemente produce dolor y por ende una marcha antidolorosa, con lo que se acentúa el cuadro general.

Otra zona crítica es la planta del antepie; cuando se encuentra vencido el arco anterior, en esta zona existe una capa de tejido graso que mantiene separadas las cabezas de los metatarsianos del piso, cuando por diversas razones esta capa de grasa se disuelve, la primera barrera de defensa es la piel, quien reacciona en este lugar.

En estas callosidades, son característicos los núcleos, difíciles de extraer y dolorosos a la presión. Hay callos en los talones, en la zona del tendón de Aquiles, en los pies planos o en los pies defectuosos por enfermedades anteriores.

El hecho que cada hueso del pie, que no está tapizado por musculatura o tejido graso, es propenso a padecer este problema.

Como consecuencia de esta orientación general, la selección de casos se hace teniendo en cuenta su significación práctica dolorosa en lugar de su valor estético, aceptando, que una callosidad no es una gran enfermedad, pero si una gran molestia y que en ocasiones convivir con ellas se torna bastante dificultosa, a su vez, muchas son las consecuencias que se pueden extraer del análisis de caminar mal por dolor, o sea que solucionar las callosidades, es imprescindible.
Primero se recurre al clásico y antiguo pedicuro, que con habilidad y pericia manual va librando al paciente de esta molesta queratosis. En etapas tardías, con deformidades importantes del pie, es necesario modificar las estructuras y formas de pisar, para tal fin la ortopedia cuenta con una batería de elementos entre los que se encuentran: plantillas, hoy con la incursión de las nuevas de siliconas, zapatos correctivos, olivas, barras, cuñas y un sinfín de correcciones que ilustran perfectamente la forma de modificar los apoyos y roces sobre zonas sensibles. Cuando todo esto no da resultado, impera la cirugía, que tiende a sacar profundamente la callosidad, o en casos severos, a eliminar el hueso que con su saliente, provoca el problema.

Sufrir por una callosidad no vale la pena, los métodos están al alcance de todos y pararse horas mirándose el propio pie, sumergido en agua y sal, solo es una pérdida de tiempo.
Únicamente si se siguen los pasos reglamentados y supervisados profesionalmente de cerca, se tendrá la oportunidad de caminar sobre pies sanos en años anteriores.

 
CONSULTAS AL DR.?
OZONOTERAPIA

Consultorios

Instituto